PROSPECCIÓN: ANDORRA

Estos días en los que el verano ya se nos escapa entre los dedos, nos empezamos a plantear destinos de fin de semana, de montaña, cercanos y de cara al invierno, donde se pueda esquiar.

Viatica participó este año en el Encuentro de Agentes de Viaje en Andorra. En el interesante evento, aparte de compartir el buen saber de nuestros compañeros, sirvió para poder disfrutar de nuestro maravilloso vecino de montaña.

El Hotel Roc Blanc 4* nos ofreció una habitación grande y limpia con vistas a los picos nevados. Su ubicación en el centro de Andorra La Vella nos permitió enseguida debutar en el deporte nacional: la compras sin IVA. Nos lanzamos voraces a por material informático para nuestra oficina. Sin embargo la conclusión fue que no es todo tan barato como parece, y al acabar la jornada lo único que habíamos comprado era un buen cargamento de tabaco.

Por la tarde, visitamos la atracción más famosa del principado, escenario de esos románticos fines de semana: CALDEA. Como aficionado a los balnearios y Spas, en mi opinión a Caldea le está costando mucho renovarse. Sus instalaciones son enormes, pero ya el paso de los años se nota y la comparación con centros más modernos no les ayuda. Sin embargo, ya lo consideramos un mito de la ciudad, y parada obligatoria de casi todos los paquetes turísticos.

Al día siguiene tuvimos tiempo de recorrer en coche el norte de la capital, para poder llegar a la montañas más altas donde se encuentran las pistas de esquí: Soldeu y Pas de la Casa.

Al final de nuestra prospección llego lo mejor. Antes de salir del país de vuelta a casa, no invitaron a provar el Tobotronc. La verdad es que fue lo mejor del fin de semana. Se trata del tobogán de naturaleza más largo del mundo. Lo definiría como una montaña rusa al aire libre en el que tienes tu el control del comboy. Primero te suben por la ladera de la montaña como si fuese un pequeño tren de arrastre. Las vistas son impresionantes y cuandos llegas arriba del todo solo ves picos nevados. En el comboy solo caben una o dos personas, que pueden controlar la velocidad de descenso con unos frenos de mano que al rozar con la vía paran casi en seco el vehículo. La bajada es adrenalínica y muy veloz. Puedes alcanzar más de 40 km/hora y podrías incluso no frenar en toda la bajada si no te encontráses ningún otro comboy delante tuyo. Lo má habitual es que te obliguen a reducir la velocidad, sobretodo si hay mucha gente. El descenso es largo y puede durar entre 4 y 10 minutos, según la velocidad.

Desde Viatica os invitamos a visitar el Principado de Andorra, os encantará!

Felices Viajes!

VIATICA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s